lunes, 9 de junio de 2008

La Gata de la buena suerte

Tama es la gata que ha repuntado un negocio en pleno Japón, en TOKIO. La empresa es una compañía ferroviaria que tenía muchas pérdidas y deudas económicas. La solución fue atraer a la gente gracias a una linda gatita.

Su edad es de nueve añitos y su trabajo es estar sentada o tumbada en la entrada de la estación Kishi, que se encuentra al oeste de Japón. Los trabjadores la ponen un sombrerito negro a juego con ella y luego la felina posa para miles de turistas que viajan de todas partes del mundo para verla, contemplarla y hacerla fotos.

Aquí en Japón, a los gatos se les consideran animales que traen buena suerte y también se cree que atraen el dinero, lo cual está claro para esta compañía ferroviaria. No pasa lo mismo en China, que se considera que los gatos traen la pobreza y se consideran animales malditos ya que junto a las serpientes no lloraron la muerte de Buda.

Esta gata no se queja, la encanta que la toquen, tiene mucha paciencia y carisma. La portavoz de la compañía ferroviaria, Wakayama Electric Railway CO, está encantada con ella.

Y como en todo que atrae a tanta gente, esta metido el merchandising, vendiendo recuerdos como imanes, tarjetas postales, gomas, bolis, platos, todo con la imagen de la gata TAMA.